Lidema advierte riesgos sobre seguridad alimentaria

El Diario
6 de abril de 2011

Representantes de La Liga de Defensa del Medio Ambiente (Lidema) repudian la intromisión de la transnacional Syngenta y Bioversity International en Bolivia, las cuales se dedican al comercio de transgénicos, añadiendo que ello puede suponer riesgos para la seguridad y soberanía alimentaria del país.

El presidente de Directorio de la Lidema, Carlos Pelaez, aseveró que esta institución rechaza el ingreso de Syngenta y Bioversity International a nuestro país, pues representa riesgos sobre el patrimonio biológico, seguridad y soberanía alimentaria, debido a su intromisión en agrobiodiversidad en torno a la quinua.

TRANSGÉNICOS Y AGROQUÍMICOS

Para Lidema, la empresa Syngenta y Bioversity International es una transnacional con una facturación exorbitante a nivel mundial, basada en el comercio de transgénicos y agroquímicos, incluidos pesticidas como el paraquat, “que camufla sus acciones a través de un rótulo de agricultura sostenible”, aseguró Pelaez.

SINGENTAAsimismo, sostuvo que esta transnacional es socia de Monsanto con la que mantiene alianzas y negocios y que también tiene supuestas denuncias en países latinoamericanos, especialmente en el Brasil donde, según Pelaez, acapara tierras y usa presuntamente la violencia en contra de campesinos sin tierra.

“Bioversity Internacional es otra enorme corporación internacional, dedicada a las bioprospecciones, acusada en múltiples ocasiones de biopiratería en Latinoamérica, y estar relacionada a grandes corporaciones biotecnológicas como Dupont y Syngenta”, denunció el presidente de Lidema.

PREOCUPACIÓN

En ese sentido, Pelaez remarcó la preocupación que tiene la institución ambientalista sobre el proyecto Pagos por Servicios de Conservación de la Agrobiodiversidad (PACS), cuya diseminación de resultados se prevé para la siguiente semana en La Paz. Lidema teme que exista un accionar con las corporaciones mencionadas y más aún en un tema tan delicado como la agrobiodiversidad y especialmente en torno a la quinua.

Por su parte, la directora Ejecutiva de Lidema, Jenny Gruenbereger, indicó que la institución cree que bajo los actuales escenarios sociales y políticos en los que se desenvuelve el país y con la nueva Constitución Política del Estado (CPE), este tipo de iniciativas ligadas a supuestos intereses foráneos es un gran contrasentido con el cual no están de acuerdo, “por representar riesgos sobre el patrimonio biológico y la seguridad y soberanía alimentaria, siendo nuestra obligación denunciar y poner de manifiesto esta situación”, expresó.

 


LIDEMA DENUNCIA QUE BIOCOMBUSTIBLES GENERAN RIESGOS SOCIOAMBIENTALES

Plataformaenergetica.org
Mayo de 2010

Experto advierte que la producción de biodiesel sería altamente dañina para Bolivia. Aquí el informe:

Un informe de la Liga de Defensa del Medio Ambiente (LIDEMA) advirtió que Bolivia tendrá que soportar serios problemas ambientales y sociales, si avanza la idea de la agroindustria oriental de poner en marcha proyectos de producción de biocombustibles en el país.

El informe, elaborado por el especialista Marco Ribera y difundido in extenso en la web de la Plataforma Energética, señala que “el objetivo de las grandes corporaciones agroindustriales estuvo orientado a impulsar el tema de los biocombustibles, para elaboración del biodiesel, pero además el etanol proveniente de la caña”.

Según Ribera, la promoción empresarial de los proyectos de biocombustibles no ofrece una información equilibrada, que permita aquilatar sus beneficios como sus impactos negativos.

“Aprovechando la escasa información sobre el tema en la sociedad nacional, el embate de las corporaciones y del IBCE, utilizó discursos y mensajes exitistas y reduccionistas, mostrando solo las bondades económicas de los biocombustibles, manoseando sin fundamentos el tema de las oportunidades de empleo, mal utilizando el concepto de reducción de emisiones y, sobre todo ocultando los drásticos impactos ambientales y sociales que vienen ocasionando en diversos partes del mundo, incluida Sudamérica”, dice el informe que advierte, además, que la producción de los biocombustibles ponen en riesgo la seguridad alimentaria del país.

Según LIDEMA, “los mensajes que emiten la CAINCO y el IBCE a la sociedad boliviana son falsos. Los biocombustibles sí compiten con los alimentos a nivel mundial y hay tristes experiencias en países vecinos. Obviamente, al momento las oleaginosas como la soya pueden aportar solo un 1% al mercado del biodiesel, y el resto se destina a alimentos humanos y animales, sin embargo la lógica de expansión industrial a gran escala para producir biocombustibles, revertiría dicha proporción, además desplazando a las superficies de cultivos alimenticios tradicionales y oportunidades de manejo forestal o de otros usos de la biodiversidad”.

El estudio sostiene que la producción de soya es la actividad agrícola más importante del departamento de Santa Cruz. “El 70% del área sembrada corresponde a este cultivo, la proporción aumenta si se incluye el girasol, otra oleaginosa. Aún no se consideran comerciales otros productos aceiteros, como la jatropha (piñón), el macororó (ricino) o la palma africana, que están siendo cultivados todavía de forma aislada, en fase experimental, por ciertos institutos de investigación y socios de las grandes corporaciones del oriente”.

Acceda al estudio de Marco Octavio Ribera Arismendi, coordinador Programa de Investigación y Monitoreo Ambiental de LIDEMA.

http://wwww.plataformaenergetica.org/content/1003