¿NO! AL “BATÁN”

Profesionales agrupados en CIDECO  -Ciudadanos en Defensa de Cochabamba- han elaborado una Carta a las autoridades y a la opinión pública en que plantean que el proyecto del mega estadio "El Batán" resultaría un "despilfarro" que no responde a las vardaderas necesidades de la población cochabambina.

Escuche una entrevista al ing. Cesar Padilla, integrante de CIDECO:

{play}/audio/bata_cesar.mp3{/play} (Radio Somos Sur, 12 de julio 2015)

Duración: 11 min. 


 

logo final

CARTA A LAS AUTORIDADES Y LA OPINION PUBLICA DE COCHABAMBA

¿EL "BATAN" ES OTRO ELEFANTE BLANCO?

Profesionales: “Ciudadanos en Defensa de Cochabamba” – CIDECO. Ingenieros, abogados, agrónomos, comunicadores, ambientalistas, médicos y público en general; por varios meses hemos querido entender el proyecto multimillonario de construcción del Estadio de Futbol Cochabamba, -“El BATÁN”- para los juegos ODESUR del año 2018, que es impulsado desde hace un año atrás por el presidente Morales, quien después de presenciar los juegos ODESUR en Ecuador, expresó que en Bolivia “se construiría un estadio más grande …en Cochabamba”.

2

Así empezó una nueva y triste historia de una nueva frustración, un anunciado fracaso para Cochabamba; una nueva obra que será un “elefante blanco” y solo servirá a intereses particulares y del MAS, mientras que a los miles de posibles espectadores y deportistas nos muestran espejitos: “Vamos a tener el estadio más grande de América Latina”.

Sin tener claridad sobre la propiedad del terreno, sin consultar a los cochabambinos, sin analizar si es conveniente o no, sin ninguna planificación, el gobierno lanzó un “Concurso Nacional” para la construcción de un “estadio de futbol”. Lo hizo a fines del año pasado, en coordinación con los ministros de Obras públicas y Deportes, el Gobierno Departamental, el Gobierno Municipal y con el patrocinio del Colegio de Arquitectos de Cochabamba.

Y, aquí tenemos el resultado, la maqueta del proyecto ganador; el famoso “Batán” para 60.000 espectadores que se construiría sobre un terreno de 17 hectáreas del Club Hípico de Cochabamba; tendría unos 75 metros de altura y contará con 3 niveles subterráneos para estacionamiento.
El proyecto, -a cargo del arquitecto Boris Cesar Orellana, fue premiado con 60.000 dólares americanos.
No tenemos datos de la empresa que lo construiría, ni conocemos el diseño final (se habla de un costo probable de 400 millones de dólares). Nadie nos puede dar mayor información. Lo que sí sabemos es que el gobierno sacó un Proyecto de Ley (No. 668) para expropiar los terrenos del “Club Hípico”; un club sin fines de lucro que según sus creadores se podría mejorar, pero que actualmente presta servicios multidisciplinarios a la juventud deportista y que forma un verdadero microclima.

“Ciudadanos en Defensa de Cochabamba”, después de muchas horas de debate y análisis, expresamos nuestra profunda preocupación sobre esta nueva mega-obra que se impone a los habitantes cochabambinos y que se ubicaría entre 4 avenidas que actualmente ya sufren de problemas de tráfico vehicular. Mientras tanto el gobierno insiste e insiste, indicando que “…la obra va, sí o sí”.

1

Y, nosotros llegamos a la conclusión que NO PUEDE IR ESTE PROYECTO por las siguientes razones:
1. El “Batán” no responde a ninguna planificación racional, a ningún Plan Integral de Desarrollo Urbano, ni Plan Integral Director de Obras Públicas. Cochabamba tiene necesidades más urgentes como la Salud, el Agua, el Alcantarillado, nuestra Red de Agua Potable completamente obsoleta, la basura, el mercado la Pampa, la terminal de Buses, el Transporte Pesado que mata y destruye, la contaminación que nos está enfermando, el rio Rocha transformado en una alcantarilla abierta, la Laguna Alalay, la de Coña-Coña -criaderos de mosquitos- la ”inseguridad alimentaria” ¡Ya no somos el granero de Bolivia! Los ciudadanos pagamos impuestos y por lo tanto deben preguntarnos cuáles son nuestras prioridades; qué es lo que realmente queremos y necesitamos para “vivir bien”.

2. El “Batán” no tiene diseño final a nivel TESA; no hay estudio de suelo, no existe Ficha Ambiental, por lo tanto no se tiene un costo final. Los rumores abundan. Se habla de 400 millones de dólares (que incluirían los gastos de expropiación); aunque sean 100 o 200 millones. ¿Estos montos son excesivos considerando que en Chile, por ejemplo, gastaron 35 millones de dólares para acondicionar 9 estadios para la reciente Copa América y los juegos ODESUR.

3. El “Batán” sólo servirá para jugar futbol, no es un complejo olímpico; no tiene pista atlética. El atletismo se haría en el Félix Capriles. Nos preguntamos “…hasta cuando la dictadura del futbol”, cuando jóvenes y adultos necesitamos espacios adecuados para hacer deporte todas las semanas, a un costo accesible, y no para asistir dos veces al año a espectáculos costosos que se reducen solo al futbol o para espectáculos de música.

4. Ante la negativa del gobierno de buscar alternativas al “Batán”, los ingenieros de CIDECO en coordinación con INSERCOM (Ingenieros al Servicio de la Comunidad), planteamos la ampliación del estadio Félix Capriles (que tiene una capacidad para 35.000 espectadores) para recibir otros 10.000 espectadores con un costo mucho más reducido. Al respecto ya existe un estudio de factibilidad. Lo que pasa es que no hay la voluntad de revisar estas propuestas y proponerse hacer del Felix Capriles en un Complejo Olimpico.

5. El dinero para la expropiación de los terrenos del Club Hípico tendrá que salir del POA de la Alcaldía y de nuestros impuestos. Se habla de 4 millones de dólares que afectaría a obras de las OTB´s de Cercado (incluso este monto puede ser mucho mayor, considerando que el precio del metro cuadrado en esa zona es de 200 dólares). Además, según los planes, el gobierno nacional aportaría con 70 por ciento, luego un 20 por ciento sería pagado por el gobierno departamental y 10 por ciento por la Alcaldía. Es decir, los cochabambinos tendríamos que aportar el 30% con nuestros impuestos regionales y el resto vendría del Estado.

6. Nos están llenando de estadios de futbol para miles de personas. Cochabamba ya tiene el estadio Félix Capriles, que tiene una capacidad para 35.000 espectadores. Luego, en Villa Pagador esta está construyendo uno para 20.000. En Villa Tunari se ha hecho otro para 15.000. En Tiquipaya se tiene un estadio para 10.000. En Colcapirhua, Quillacollo, Sacaba … se harían MAS y MAS estadios que, de acuerdo a nuestras investigaciones quedarán cerrados durante gran parte del año. MAS y MAS elefantes blancos que correrán el mismo destino que los grandes estadios – negocios para gobiernos y empresarios- construidos en el mundo, como vemos en Brasil, Sud África, etc. donde finalmente terminan como espacios para cárceles, depósitos de autos, etc.

7. Además -por sus altísimos costos de mantenimiento- resultarán inaccesibles para los equipos de futbol de nuestros barrios. Imaginemos cuántas graderías deberá subir el espectador en el espacio más elevado; cuántos ascensores de drenaje humano en caso de estampida; cuántos asientos para acomodar a los ciudadanos y el costo de mantenimiento, cuántos barrenderos, colectores de basura, servicios higiénicos, iluminación y costo de electricidad requerirá la enorme edificación para los innumerables eventos deportivos nocturnos programados en apretado calendario


8. El Batán, como verdadero “elefante blanco” incrustado entre cuatro avenidas importantes, causaría un enorme caos y congestionamiento vehicular, así como al distribuidor de la Avenida Beijín y al paso a desnivel de la Melchior Pérez. No sólo que interferirá el ya difícil transporte vehicular, sino que irá contra la norma internacional establecida por la FIFA, que veta la “ubicación de cualquier escenario deportivo con afluencia masiva de espectadores cerca de avenidas principales y sobre todo carreteras que forman parte de la red fundamental”.

9. Siendo Cochabamba una de las ciudades más contaminadas de Sudamérica, el BATÁN como monumento al cemento -al afectar 17 hectáreas verdes en el centro de la ciudad- aumentará la contaminación atmosférica, creará toneladas de basura y finalmente durante los 3 años de construcción causará un movimiento de tierra que aumentará el nivel de partículas en la atmósfera, afectando aún más a la salud de los cochabambinos; incrementando los riesgos de enfermedades cancerígenas y pulmonares.

10. ¿PROPUESTAS? Ninguna construcción irresponsable. Planificación urbana. Responder primero a las necesidades urgentes de la población de Cochabamba. Posible ampliación del estadio Félix Capriles y el mejoramiento de otros espacios deportivos (El Coliseo Casto Méndez, la Piscina Olímpica en el Complejo Capriles, el Picadero del Country Club, el Velódromo en la Chimba Zarco y el CAR de Vinto, las ciclovías)


Finalmente, los abajo firmantes de CIDECO estamos convencidos que debe terminar el tiempo del silencio; un silencio institucional irresponsable (UMSS, universidades privadas, Comités Cívicos, Colegios de Arquitectos, Ingenieros y Médicos, Federación de Profesionales, etc.)


NO ES POSIBLE ACEPTAR NI EL DESPILFARRO, NI LA IMPOSICION ATREVIDA


Requerimos de un debate general, por eso hemos decidido salir a hacer escuchar nuestra voz como CIUDADANOS afectados, como profesionales que tenemos miles de propuestas para una Cochabamba más saludable y próspera.


COCHABAMBINOS ELEVEMOS NUESTRA VOZ
Ayúdennos a decir ¡NO AL BATAN!
Cochabamba, 23 de julio del 2015