Argentina de duelo: Nestor Kirchner y Mario Ferreyra

Néstor Kirchner

A sus 60 años de edad un ataque al corazón sorpresivamente quitó la vida al corazón de la política argentina.

Nestor Kirchner era el hombre fuerte de la Casa Rosada. Fue presidente argentino en 2003-2007. Era el primer caballero (esposo de una presidenta) en la historia de su nación y también el primer secretario general que había tenido la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR).

Sus ancestros provienen del centro europeo (Suiza y Croacia) pero él nació como persona y luego como político en la última región suramericana que los descendientes de europeos conquistaron: la Patagonia.

kirchner350Fue intendente de la austral Río Gallegos (1987-91) y luego gobernador de Santa Cruz (1991-2003). Tras 16 años de haber sido un caudillo del sur del Cono Sur, él se postulo para el liderazgo peronista.

Entonces su partido y su país estaban en crisis. El peronismo, quien debutó en el poder en 1945 postulándose como el peor enemigo de EEUU, había gobernado los noventas aplicando con Menem unas de las recetas más pro-EEUU de la región.

Menem, acortó su mandato el 20 de diciembre del 2001 debido a las fuertes presiones sociales, y en las siguientes 2 semanas hubo hasta 5 distintos presidentes.  Duhalde entre el 2 de enero 2002 al 25 de mayo 2003 trató de estabilizar al país.

Sin embargo, el gobernante Peronismo decidió no presentarse como un partido unido en las elecciones del 2003 y permitir que sus 3 precandidatos se postulen independientemente.

El 27 de Abril del 2003 Menem gana la primera ronda presidencial por 24,3% a 22% a Kirchner. Como el ex mandatario sabía que no tendría ninguna posibilidad de ganar el balotaje decide abandonar la competición dejando a Kirchner como el nuevo presidente en 2003-2007.

Kirchner se convirtió así en el único suramericano que gobernaba a su nación sin haber ganado una elección y habiendo obtenido menos de un cuarto de los votos.  

Pese a ello, él se tornó popular queriéndose convertir en el factor que una a los oponentes de Menem. Se alineó con los nuevos gobiernos izquierdizantes electos en la región para aplicar nuevas medidas económicas heterodoxas que sacaron a Argentina de su prolongada depresión de 1998-2002 e incentivaron el consumo gracias a lo cual su país creciera con cifras cercanas a los dos dígitos anuales.

Al concluir su cuatrienio él no quiso postular a la re-elección (que bien pudo haber ganado, al igual que otros nacionalistas latinoamericanos como Chávez, Correa, Lula o Morales) para poder apoyar a que su esposa le releve en el cargo ganando la siguiente elección, cosa que él fue el primero en hacer a nivel mundial.

Kirchner era un hombre que buscaba una vía intermedia entre el pasado ‘anti-imperialista’ del primer peronismo y el ‘pro-imperialista’ del segundo peronismo.

El se distanció del monetarismo económico y el seguimiento a Washington por parte del ex jefe de su partido (Menem). Él hizo que Argentina fuera el primer país de cierta estatura en hacer un temporal ‘default’ al FMI, encarceló a torturadores de la dictadura militar, tomó medidas populistas y se convirtió en uno de los paladines del nuevo nacionalismo pan-latinoamericano que fue chocando contra Bush.

Gracias a esas medidas Argentina pudo torear una efervescencia social, aunque el régimen se ha venido confrontando con las presiones de quienes piden un curso más ortodoxo en la economía.

Menem no fue un socialista. El apoyó el ingreso de Chávez al Mercosur pero mantuvo a su país alejado del ALBA y de varias políticas estatistas que rigen en dicho bloque. La izquierda argentina marcaba distancias ante él y una semana antes de su fallecimiento le enrostraba el que sus aparatos sindicales habían asesinado al activista trotskista Mariano Ferreira.

La partida de Menem se da un año antes de las elecciones generales, en las cuales el kirchnerismo pudo haber ganado.

Este movimiento se inscribe en la misma corriente continental que busca estabilizar gobiernos nacionalistas electos. Mientras el PT brasilero ha buscado mantenerse en el poder cambiando a Lula por una de sus allegadas y el ‘socialismo’ venezolano, ecuatoriano y boliviano mediante la re-elección de sus carismáticos presidentes,  el kirchnerismo fue la única corriente política del globo que quería que el palacio del poder se alterne entre periodos a cargo de uno u otro miembro del matrimonio.

El mundo se ha enterado de la muerte de Kirchner casi al mismo tiempo que la del pulpo adivino del mundial. La ausencia del hombre fuerte argentino en la escena nacional y latinoamericana abre un escenario de crisis cuyas consecuencias no son tan predecibles.


Declaración de la UIT-CI

Repudiamos asesinato del joven militante Mariano Ferreyra, de Argentina, y exigimos juicio y castigo a sus asesinos.


Queremos manifestar desde la Unidad Internacional de Trabajadores (Cuarta Internacional) nuestras condolencias e incondicional solidaridad con los trabajadores ferroviarios, con las familias de las víctimas y con el Partido Obrero al que perteneciera Mariano Ferreira, el joven asesinado en Argentina.

El asesinato del joven Mariano Ferreira es indudablemente otro crimen de la nefasta burocracia sindical argentina, del grupo de matones que responde al mafioso y millonario burócrata de la Unión Ferroviaria, José Pedraza y que atacó a una columna de manifestantes que exigía la incorporación de los “tercerizados” (subcontratados) a la empresa ferroviaria. Además hay otros heridos, y una compañera está muy grave. Todo este ataque criminal fue avalado por la policía que “liberó” la zona para que los asesinos actuaran con impunidad.

mario_ferreyraEl gobierno de Cristina Kirchner dijo que “hay que llegar a los autores materiales e intelectuales”. ¡Pero los autores de estos hechos aberrantes son amigos de los Kirchner! Como Pedraza, el burócrata ferroviario (ayer menemista, hoy kirchnerista), quien avaló la privatización, vive de los subsidios estatales y los negocios con la tercerización del ferrocarril y jamás acepta una lista o plancha de oposición en ferroviarios nacionales porque perdería ya que es odiado entre la mayoría de los trabajadores ferroviarios. ¡Este burócrata ya debería estar preso, pero todavía no hay ningún detenido! El gobierno de Cristina Kirchner está encubriendo a los matones sindicales que reprimen a los que luchan.

Este nuevo crimen se inscribe en la generalizada persecución a los luchadores obreros y populares en América Latina. Persecución que incluye la criminalización de las luchas, la penalización legal de huelgas o cortes de ruta, y el método del asesinato por sicarios que son encubiertos por los gobiernos. Así ocurre en Honduras y en Colombia con el asesinato de decenas de dirigentes sindicales o campesinos; en Panamá con la represión en Boca del Toro; en Venezuela adonde sólo en el Estado Aragua la UNT, central obrera clasista, perdió a 7 de sus dirigentes asesinados por sicarios; en Brasil adonde se continúa matando a dirigentes campesinos; en Bolivia con el asesinato reciente de dos campesinos de Caranavi; en Perú adonde indígenas, campesinos y mineros son víctimas frecuentes de disparos policiales o en México adonde las bandas criminales matan impunemente también a dirigentes sociales.

En todos los casos no hay ningún juicio ejemplar o dicen que no pueden encontrar a los asesinos. La “Justicia” patronal y los gobiernos son cómplices y encubridores de estos asesinatos que buscan frenar la lucha obrera y popular por sus reivindicaciones y cambios de fondo.

Todos los que defendemos la lucha de los trabajadores, campesinos, indígenas y sectores explotados tenemos que unirnos como un solo puño ante estos hechos. Cada ataque debe ser respondido de inmediato con la movilización masiva unitaria, con huelgas, manifestaciones y organización de la autodefensa unitaria de las organizaciones obreras y populares, con la protección popular de activistas o dirigentes perseguidos y/o amenazados. Aunque la situación no es igual en todos los países, lo único que puede frenar estos ataques es la movilización masiva que obligue a castigar a los asesinos. En la propia Argentina hay experiencias históricas en este sentido. Y fue ejemplar la reacción unitaria de las organizaciones de izquierda, trabajadores ferroviarios y del subte (metro), parando los ferrocarriles y el metro, exigiendo y logrando un paro nacional de la Central de Trabajadores Argentinos (una central obrera minoritaria) además de la masiva marcha de repudio a Plaza de Mayo y en todas las principales ciudades del interior del país. En cambio la CGT, la histórica Confederación General de Trabajadores, en manos de una burocracia corrupta, de la que Pedraza es parte, emitió un repudio formal, pero sin ninguna medida de lucha.

Es necesario profundizar la movilización y coordinación lograda en estos días, para echar a la nefasta burocracia sindical e imponer juicio y castigo a los asesinos.  

Orlando Chirino, Miguel Hernández, José Bodas- Unidad Socialista de Izquierda (USI), de Venezuela
Miguel Sorans, Juan Carlos Giordano, Liliana Olivero, José Castillo - Izquierda Socialista, de Argentina
Enrique Fernández, Jorge Auques - Uníos en la Lucha, de Perú
Babá, Silvia Santos, Willigton Cabral- Corriente Socialista de los Trabajadores (CST), del PSOL de Brasil
Miguel Vivas- Uníos, de Colombia
Alvaro Saumeth, Alternativa Socialista, sección simpatizante de Colombia
Priscila Vázquez, Propuesta Socialista, de Panamá

Carlos Rojas – La Protesta Bolivia



Unidad Internacional de Trabajadores (Cuarta Internacional)


{play}/audio/MIGUEL_KIRCHNER.mp3{/play} Análisis del periodista Miguel Lamas sobre las muertes de Nestor Kirchner  y Mario Ferreyra, el joven ferroviario asesinado en Argentina. (3,43minutos)